fbpx
Si tienes ganas por iniciarte en el movimiento del minimalismo o si deseas conocer acciones que puedas incorporar a tu vida para un hogar más limpio y en orden, te recomiendo que sigas leyendo. Ya hablamos sobre los beneficios del minimalismo y si te gustó lo que leíste la semana pasada, pasemos a la acción.

Cómo tener menos cosas

1. El método de reemplazar

En vez de comprar por impulso cada vez que algo te gusta, recuerda lo que ya tienes en casa. Si hay algo similar que cubre la función de este nuevo objeto, no lo compres. Lo más importante de la vida minimalista es que todo tiene su función y su razón de ser.

Por eso, reduce tus compras a las cosas que necesitas reemplazar porque ya no funcionan o porque ya están muy gastadas.

Esta acción la puedes aplicar tanto a tu ropa como a muebles, electrónicos, y electrodomésticos. Hay cosas que tienen arreglo, pero cuando no lo hay deberás pensar cómo sacar lo viejo de la manera más ética posible, ya sea llevando tus cosas a centros de acopio o de reciclaje.

2. Comprar cosas de mejor calidad

Cuando compras debes prestar mucha atención a los materiales y a la calidad que adquieres. Y nunca olvides que lo barato a la larga sale costoso. Por eso, opta por artículos de mayor calidad ya que te rendirán por más tiempo.

También, y es algo que muchos dejamos pasar, no hay que olvidarnos de que comprar artículos de mayor calidad puede significar condiciones justas de trabajo, uso de materiales menos tóxicos, y mejores prácticas por parte de las empresas. Puede ser, aunque no siempre es regla. Mi recomendación es investigar qué compañías ofrecen productos éticos.

Cuando busques algo de mejor calidad, no solo busques precios altos. Hay muchos factores que puedes considerar para gastar menos recursos del planeta y de la manera más ética posible.

3. Contar con objetos multifuncionales

Los objetos multifuncionales son también increíbles para quienes quieren poseer menos. Puede ser desde una lavadora-secadora a un sofá-cama o hasta un banco que te sirva para almacenar mantas. Hay muchas opciones pero solo tú sabrás lo que mejor va.

O si te sobran cosas, piensa en alguna nueva función que les puedas dar. Desde usar un suéter para forrar un cojín, usar frascos viejos como macetas o hasta usar blocks de construcción para formar una mesa. Las opciones son inmensas y puedes diseñar lo mejor para tus necesidades.

Lo importante aquí es sacar provecho de las cosas con las que ya cuentas. Lo mejor es que aproveches al máximo tu dinero y puedas darle una nueva función a tus cosas.

4. Despertar la admiración por lo sencillo

Una de las cualidades que debes desarrollar si quieres ser minimalista es la de admirar lo sencillo. Si aprecias las cosas simples de la vida, una vida minimalista será la cosa más común del mundo.

Cuando vemos las cosas con otros ojos, es que podemos aprender a ver lo bello en lo más sencillo y apreciar los factores que van más allá del objeto en sí, como la creatividad y el esfuerzo invertido.

Cuando llegas a admirar los materiales, el color, la forma, la textura y demás cosas básicas es que preferirás lo básico sobre lo complicado o elaborado. Digo, se puede apreciar ambas cosas pero cuando te gusta lo sencillo, ya todo te parece bonito.

Puedes ser feliz con lo mínimo.

Pin It on Pinterest