Un día sin agua, un mes sin plástico

Me gusta de cada experiencia obtener un aprendizaje y por eso, el día que me quedé sin agua, me puse a reflexionar. Esto es lo que aprendí.

No es que antes no lo hubiera pensado… simplemente, no había tenido la oportunidad de ponerlo en palabras y compartirlo en el blog. Compartir es la clave de que todos podamos aprender un poco de cada uno.

1. AGRADECE LO QUE TIENES

A veces, podemos olvidar lo afortunados que somos de tener ciertas cosas. Y sólo cuando nos hacen falta nos damos cuenta de su valor. Durante el medio día que me quedé sin agua me lavé las manos con los hielos de la nevera, esperamos a que se derritieran otros más para tomar agua y llenar el tazón de los gatos.

Y aunque podríamos ir por botellas de plástico a la tienda, queríamos esperar a que regresara el agua y evitar comprar algo que va en contra de lo que practicamos. Y podra sonar exagerado, pero cuando veía los hielos derretirse en mi mano, me transporté a otro lugar. Me imaginé en un pueblo sin acceso al agua y con la necesidad de caminar kilometros para conseguir agua potable.

Y es que en ocasiones suelo analizar situaciones cotidianas y trato de imaginarme teniendo otra vida. Construyo infinitas realidades que se viven en el mundo. Y al final, siempre trato de ser consciente de las cosas que tengo y las que no y la realidad que viven otras personas.

Quizás es muy común asegurar que agradecemos lo que tenemos, pero hay que ir más allá y pensar en las personas que no tienen ni lo indispensable. Hay que abrir los ojos y saber que somos afortunados y que podemos ayudar a los demás y, afortunadamente, tenemos los medios.

2. DONA A QUIENES NECESITAN

Hay que analizar las cosas que tenemos en casa y definir si realmente son necesarias. Soy de pensar que si no uso algo, alguien más lo puede aprovechar. En este blog, suelo recomendar donar lo que no usamos porque creo que si tenemos la facilidad de comprar cosas de más, podemos donarlas (aún después de haberlas tenido un tiempo con nosotros) y ayudar a que más personas consigan recursos indispensables para mejorar su calidad de vida.

Podemos donar ropa, muebles, juguetes, electrodomésticos, artículos de limpieza. Y no solo podemos donar. También podemos comprar cosas que sabemos que son indispensables (como alimento, prendas y colchas) y regalarlas a quienes viven en condiciones menos favorecidas que nosotros. Si tenemos los medios de invertir el dinero en cosas de más, podemos destinar por lo menos un poco a quienes necesitan de nuestra ayuda. O si no, directamente puedes hacer donaciones y ayudar a las organizaciones de tu localidad.

3. CUIDA LOS RECURSOS

Desafortunadamente, somos muchos y los recursos no son suficientes. No podemos seguir comprando y gastando y pensar que no hay consecuencias. Tenemos que ser agradecidos con lo que tenemos y no desecharlo en poco tiempo porque queremos comprarnos su versión más reciente. Hay que hacer consciencia del valor de las cosas y todo el impacto que se puede generar por conseguir, fabricar, vender cada producto que adquirimos.

No es sencillo tener en mente siempre esto, pero podemos empezar poco a poco. Las cosas que tenemos requieren recursos y no siempre provienen de compañías con practicas éticas en sus prioridades. Hay que volvernos consumidores despiertos y reflexionar sobre el valor de las cosas, el impacto que generan, y lo afortunados que somos de poseerlas.

A continuación tienes el video:

Ahora, cuéntame. ¿Te ha pasado que dejas de tener algo y te das cuenta cuánto lo necesitabas? ¿Consideras que hay que ser más agradecidos con lo que tenemos o exagero?

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Hola guapa, excelente reflexión y sobre todo muy cierta. La verdad no recuerdo haberme quedado sin agua nunca pero sí sin luz o sin alguna que otra cosa básica y la verdad que es entonces cuando piensas en los demás, en las situaciones extremas a las que se enfrentan otras personas y que tantas veces nos resultan ajenas. Estoy contigo en lo de donar, tanto lo de segunda mano como si tenemos la oportunidad, comprar para hacerlo. Muakss

  • Hubo un tempo cuando era niña que sufrí de escasez de agua y teniamos un horario para recolectar agua y debiamos hacer que dure para todas nuestras necesidades, por eso en casa siempre tenemos nuestras reservas porque no es bueno dar todo por sentado, cuando nos falta el agua es impresionante como incluso aprendes a asearte con un par de baldes y cuando tienes hasta dejas correr el agua de la ducha mas de la cuenta.

    • Es muy cierto lo que dices. A veces desperdiciamos lo que tenemos porque lo tenemos siempre, pero cuando no… Me imagino que tu situación te ha hecho más considerada y agradecido con lo que tienes. A vecea las cosas difíciles nos hacen crecer como personas.

  • Cuanta razón, y cuantos pensamientos reales sobre una situación latente, me gusta la visión que nos plasmas, es necesario que tomáramos conciencia sobre todo lo que nos rodea y dejar de destrozar nuestro medio natural.

  • Agradecer a veces se nos da tan mal y creo que esa es la base que en ocasiones no nos permite apreciar las cosas que poseemos en manos. Cuidar de nuestro medio ambiente debería ser una misión de todos, pero la realidad es muy diferente. Muchas veces creemos que necesitamos tanto cuando la vida se resume en poco.
    Muchas gracias por compartir tu estilo de vida.
    Saludos.

  • Has hecho buen post para crear consciencia. Es verdad, que la mayoría de veces no llegamos a valorar estos detalles por el simple hecho de tenerlo siempre y vivir una vida más o menos acomodada.
    Pero en otros lugares, por desgracia, no lo tienen en su día a día y si podemos colaborar en alguna donación por muy pequeña que sea, entre muchos poquito a poquito podemos hacer mucho.

    • ¡Claro que sí! Debemos ser conscientes de que no somos uno en el mundo, sino uno con el todo. Y si podemos contribuir a que alguien más viva mejor, yo digo que adelante. A poner nuestro granito de arena.

  • Una vida simple es una vida feliz. Cómo dices, venimos de generaciones que estuvieron muy acostumbradas a utilizar muchos envases desechables, sobre todo de unicel y plásticos que no se degradan con facilidad. Nuestra generación tiene el deber de hacer ese cambio y dejar de utilizar poco a poco esos materiales para mejorar la calidad de vida de todos. La cosa es, ¿lo harán los demás? ¿Qué tanto está dispuesta la sociedad al cambio?

    • Yo pienso que la clave está en jugar con las reglas del mundo moderno. La demanda siempre influye en el mercado, así que si empezamos a dejar de comprar cosas con plástico y empezamos a elegir opciones más sustentables es una clara declaración de apoyo hacia ciertos productos.

  • ¡Hola!
    Tienes toda la razón del mundo, a veces no apreciamos las cosas por el simple hecho de tenerlas ” a mano”, vamos, de poder acceder a ellas de un modo fácil, que el día que nos faltan… ¡entramos en “shock”.
    Por supuestísimo que estoy totalmente de acuerdo contigo en que deberíamos valorar más lo que tenemos y como no ser más agradecidos. Y más si pensamos en todas esas personas que no saben ni que es un grifo porque jamás han visto salir el agua de él.
    Obvio que todos podríamos hacer mucho más, pero dentro de mis posibilidades siempre procuro dar lo que no necesito e incluso he llegado a comprar algo aposta para ellos. Como he dicho, no es mucho, pero sí todos aportásemos nuestro granito de arena….
    Sobre el tema plástico, la verdad es que es un tema muy preocupante. Hoy en día estamos rodeados de productos hechos con ese material. Aunque pongo en práctica algunos tips ya, como usar botellas de vidrio en lugar de plástico por ejemplo, me encantará ver tus ideas y consejos.
    Besotes

    • Primero que nada, me alegro que ya estás siendo parte de la solución en el tema del plástico. Con pequeños cambios en serio que se pueden hacer un gran camnbio. El ser minimalista me ha ayudado a valorar lo que hay y a pensar no solo en lo que tengo, sino en lo que tenemos como humanidad. Hay que valorar y ser agradecidos porque tenemos lo necesario y tenemos la oportunidad de ayudar a otros. Besos.

  • Totalmente de acuerdo! Es triste que nos demos cuenta de muchas cosas cuando nos hacen falta pero bueno, mas vale darse cuenta de las cosas tarde que nunca, verdad? Hay que agradecer todo lo que tenemos y si vemos que alguien necesita algo darlo sin esperar nada a cambio,
    bss

  • Hola!
    Me parece interesante el punto de cuidar los recursos, es increíble que cada día se ve más de lo mismo y menos de lo necesario, no se como se ve a simple vista pero el hecho de estar pegados al mundo del internet independientemente para hacer o no conciencia de este mundo y sus recursos terminamos de forma inconsciente aceptando todo esos sin previo aviso.
    Agradecer por lo que tenemos es sin duda primordial para vivir “espiritual y emocionalmente” tranquilos pero la realidad es que no somos capaces de dejar todo por vivir en un ambiente 100% natural y fuera de contaminación una vez intoxicados de la publicidad, de los recursos artificiales es dificil de dejar muchas cosas, pero acepto el reto de consumir menos de lo que contamina más. Y dar el ejemplo a quienes vienen detrás de nosotros. Es dificil vivir con mente limpia en una cultura donde el que tiene más cree tener poder. Pero no es imposible romper paradigmas.

    • Como dices, no es imposible romper paradimas. Yo ya llevo 1 año dejando de comprar por lo que dictan las modas o la publicidad. Como estudié diseño gráfico y publicidad comprendo la psicología detrás de todo eso y ya no caigo en la presión de comprar cosas. Yo pienso que tener y poseer es menos que el ser. Para mí lo más valioso es fomentar el desarrollo personal más que el tener cosas… y vaya que con el tiempo se vuelva la norma en tu vida. Un beso.

  • El tema de los recursos me parece algo muy preocupante, quizá no para nosotros pero si para generaciones futuras! no solo les estamos dejando un planeta cada vez peor, es que estamos consumiendo unos recursos como si no se fueran a terminar nunca y eso no es así… deberíamos intentar vivir con menos, lo que dices, no acumular y si tienes mucho, donalo a otras personas, que le sirva a alguien lo que tu compraste y sobretodo eso, agradecer lo que tenemos y no querer siempre más y más!

    • Hola, Resi. La verdad creo también que a veces desconocemos de qué están hechas las cosas que tenemos. Y eso conlleva a que no tengamos idea del costo o el trabajo tras un producto. Saludos.

  • Es verdad lo que comentas en este post. Cuando viva en Cuba, de niña a veces se iba el agua y la luz y había que resolver con lo que hubiera en el momento. Muchas veces la abundancia hace que el ser humano pierda contacto con las cosas que en verdad son importantes. Y encima, que olvidamos que muchas personas están pasando por situaciones peores y sobreviven. Me gusta el consejo de donar lo que no se usa. Es verdad que siempre existe alguien que le saca partido a aquello que tenemos tirado en casa sin usar. Buen post. Saludos.

    • Muchas gracias, Susie. Como bien dices, la abundancia hace que desvaloremos lo que tenemos. Y si podemos ayudar a los demás con lo que tenemos, hay que donar.