Deja ir. La vida es cambiante, la vida es progreso. No desees que sea estática. Porque entre más luches por que las cosas se mantengan, estarás desaprovechando oportunidades para ser, crecer y te verás consumido por el miedo. Pero, ¿miedo a qué?

¿Miedo a perder? ¿Miedo a equivocarse? ¿Miedo a ser otra persona?

Deja ir

Deja atrás el miedo. Libérate de las preocupaciones, de pertenecer a un molde y abre las puertas a una vida distinta: a una vida llena de intención. Ábrete a la posibilidad de vivir de acuerdo a tus principios, tus anhelos y tus sueños. Ahora es cuando.

Hoy tienes la oportunidad de deshacerte de todas las ataduras que te impiden llevar la vida que deseas –y sobre todo, que mereces. Analízate y descubre lo que te aprisiona, lo que te detiene. Es momento de dejar atrás el miedo para ser feliz.

Y es que a veces, pensamos que dejar ir es sinónimo de perder. Pero en verdad es que ganamos cuando damos, cuando contribuimos a la felicidad de las personas, cuando compartimos. Porque la felicidad no se basa en la cantidad de cosas que tenemos. Dejar ir nos hace generosos, agradecidos y humildes; nos hace darnos cuenta de las cosas valiosas que el dinero no consigue.

Deja atrás el miedo de perder: de perder cosas, de perder personas. Deja atrás el miedo a no pertenecer, a perderte en el camino. Debes entender que la vida es un trayecto de aprendizaje, y que las caídas y los triunfos se celebran por igual. Porque equivocarnos o dar pasos hacia atrás es sinónimo de que estamos haciendo –no teniendo– y que por consiguiente, estamos viviendo.

 

Pin It on Pinterest