fbpx

Hoy te quiero dar un regalo, un mensaje: Tú te mereces toda la alegría y el amor que deseas.

Y no te lo digo porque sea San Valentín o un día especial; te lo digo porque te lo mereces. Llevas luz en tu interior y mereces luz en tu vida.

Pero para brillar debes amar a esa persona que ha estado contigo toda la vida –en las buenas y en las malas.

 

Te lo mereces

 

Esa persona eres TÚ.

Cuando te aceptas –con virtudes y defectos– y te amas incondicionalmente, irradias amor puro. Es entonces, cuando entra más amor a tu vida.

No esperes por esa persona especial que te hará feliz, tampoco te llenes de cosas; no te darán la felicidad que buscas. La felicidad perdurable no está afuera, sino en ti. Pero si tú no estás contenta con quien eres, por más amor que llegue, no será suficiente.

“Me lo merezco”, dilo en voz alta.

Me merezco una vida intencional, sin agobios, genuina, sincera. Merezco rodearme de personas positivas que me permitan ser quien soy y me acepten por quien soy. No debo pensar que no soy suficiente, ni ponerme como última prioridad en mi vida. Estoy en esta vida porque es mi momento y merezco ser feliz.

Date un mimo, apapáchate y disfruta de quien eres y de cada cosa que vives. No te humilles para permanecer al lado de alguien, ni cambies para ser aceptada. Estas personas no merecen tener esa clase de poder sobre ti.

Sé tu misma, ámate y la gente correcta llegará a tu vida.

¿cómo fomentar el amor y la felicidad en tu vida?

 

Reclama un tiempo para ti: escucha música, lee un libro, sal de paseo.

Disfruta de un día slow: sin alarmas, sin horarios. Ten un día de calma.

Empieza temprano: llénate de positivismo para un día intencional.

Practica buenos hábitos: reflexiona y se agradecida con lo que tienes.

Rodéate de gente positiva: no dejes que nadie te haga sentir menos valiosa.

Ordena tu habitación: haz magia en tu espacio para que fluya la energía.

Deja ir el miedo: de encajar, de ser como los demás; tú se tú.

Todos merecemos ser felices, rodearnos de energía positiva, concedernos momentos mágicos.

Todo eso te lo mereces; no lo dudes. Eres única, hermosa y especial.

Siempre da amor –los 365 días del año. Y los 365 días del año recibirás amor.

Ante ti hay dos caminos...

Uno queda corto y te mantiene en lo seguro –en tu zona de confort. El otro te llevará aún más lejos de tu zona de miedo y te encontrará con la vida que siempre deseaste tener. ¿Cuál vas a elegir?

Mantenerte en la zona de confort es la justificación perfecta para no hacer, no intentar, no arriesgar y no vivir. Pero tú mereces una vida que te emocione.
 
Tú lo sabes: todo lo que deseas para tu vida está fuera de tu zona de confort. Si deseas una vida alineada a tu esencia es momento de superar tus miedos y tomar acción.

Pin It on Pinterest