Cómo ordenar y minimizar cuando no tienes dónde guardar

Algo importante de tener un espacio despejado que nos transmita calma, es que esté ordenado.

Y esto significa que todo debe tener su lugar. En verdad, es muy fácil cuando cuentas con sistemas de organización, cajones, repisas… ¿pero qué sucede cuando cuentas con pocos muebles en casa? ¿Necesitarás comprar muebles y cajas para almacenar? No lo creo.

Siendo minimalista he descubierto que, aunque contamos con pocos muebles en casa, podemos tener las cosas en orden. Tener un hogar ordenado no significa esconder las cosas entre cajas y muebles de almacenamiento; sino de ser honestos y contar con lo que realmente necesitamos. Te comparto estos consejos que te ayudarán a mantener tu casa en orden.

Olvídate de invertir en sistemas de organización que no necesitas. Porque créeme, una casa organizada tiene las cosas en su lugar, no escondidas y fuera de la vista de todos. Si sigues este sistema de comprar cosas para guardar más cosas, verás que seguirás acumulando objetos que quizás olvides y que no se van a aprovechar. Cuando compras cosas para guardar más cosas es porque estás empezando a caer en el hábito de acumular. ¡Cuidado! Evita ocultar el acumulamiento y sigue estos 6 pasos para depender menos de los sistemas de organización.

1. PRIMERO, PIENSA EN LAS COSAS QUE USAS CON FRECUENCIA

Esas son las cosas que realmente necesitas. Analízalas y desígnales un espacio. Ya sea que estén muy a la mano (como el horno de convección que no puedes estar cargando) o que las guardes en cajones (como la licuadora, la secadora de cabello, el estuche de tu computadora portátil). Elige las cosas que usas porque se requieren –para comer, para asearte, para dormir. Entiendes la idea.

 

Cómo ordenar cuando no tienes dónde guardarNo quieras tener todo a la mano y elige lo que más usas | exPress-o

 

2. OLVÍDATE DE LOS DUPLICADOS

Ahora que ya sabes lo que necesitas, empieza por ahí. De las cosas que usas con frecuencia, ¿cuáles son similares? Quédate con las que sean de mejor calidad y el resto dónalo o véndelo. Busca quién lo pueda aprovechar. Esto no se trata de tirar todo y seguir con tu vida sin remordimiento, sino de buscar que las cosas que has comprado se aprovechen de la mejor manera. Si lo compraste pero ves que no era para ti, agradece por el tiempo que lo tuviste y búscale un hogar nuevo.

3. DESCUBRE POR QUÉ NO USAS CIERTAS COSAS

Ya sean cosas que te regalaron pero no son de tu agrado o cosas que guardas por nostalgia o compromiso, es momento de dejarlo ir. Y no importa si son cosas físicas o digitales. No tiene caso almacenar algo que ocupara tu tiempo y espacio. Al igual que con los duplicados, es momento de que salgan de tu vida y vayan a un lugar que les va a dar el mejor uso posible.

4. ESTABLECE UN LUGAR PARA CADA COSA

Ya ordenaste y sacaste algunas cosas, ¡perfecto! Seguro acabas de descubrir que tienes más espacio en la casa para las cosas que no tenían un lugar fijo en la casa y que necesitas para el día a día. Piensa en tu rutina, lo que haces en cada espacio y ordena en función de ello. Sí la licuadora no se usa todos los días, va guardada en los cajones de la cocina. Si trabajas en un escritorio en tu recámara, almacena los cables y el mouse en una pequeña caja para evitar el caos visual.

 

Cómo ordenar cuando no tienes dónde guardarAntes que decorativo que impere lo funcional | Pinterest · Elle Decoration

 

5. PREGÚNTATE, ¿PARA QUÉ NECESITAS MÁS ALMACENAJE?

Es común caer en el hábito de comprar cajas y estuches bonitos para guardar el caos que nos agobia constantemente. Pero el secreto es que no necesitas ocultar lo que es más que evidente, es un escape de ordenar y desvincularte de las cosas que aún no dejas ir. Quizás tienes cosas de más en casa. Que sí, es agradable acomodar las cosas por categoría o por color pero más que eso hay que preguntarnos si necesitamos un sistema para ordenar cosas y cosas que no utilizamos.

6. UTILIZA AL MÍNIMO LOS SISTEMAS DE ALMACENAJE

Aún cuando ya minimizaste tus espacios, los sistemas de almacenaje pueden ser la última solución, en especial si hay muchas personas en casa y es fácil que la casa se vea desordenada. Pero ojo: es muy importante no abusar de este recurso. Los sistemas de almacenaje están como una herramienta no para permitir que más cosas llenen tu hogar. Hay una ligera línea entre sistematizar y acumular.

Prioritiza, reduce y designa espacios para cada cosa. Y no temas decirle adiós a algunas cosas porque ya no las utilizas. Lo correcto es contar con lo que funciona para tu hogar y dar tus cosas a quienes no tienen la oportunidad de comprar lo indispensable. Adaptando esta forma de ordenar, descubrirás que menos dinero se va en cosas para ocultar el desorden y verás que podrás destinarlo a cosas mucho más provechosas.

 

Cómo ordenar cuando no tienes dónde guardarSistematiza, no ocultes el desorden | The Happy Housie · Apartment Therapy

 

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *