Imagina vivir para todos, menos para ti.

Cumplir sueños y expectativas de otros era mi vida hasta hace unos años. Pero aprendí a escuchar mi esencia, solté muchas cosas y descubrí mi verdadera felicidad: esa que dependía de ser fiel a mí y no limitarme por el “qué dirán”.

La verdad es que la vida es sencilla… nosotros la volvemos complicada.

El cumplir con expectativas que no nos pertenecen y llevar la vida que otros nos dicen “debemos” llevar, nos impide escuchar nuestros verdaderos deseos y construir una vida auténtica y alineada a nuestra esencia.  

Te sientes así:

▹ Abrumada por cosas y pensamientos innecesarios.

▹ Llena de “por si acasos” y con miedo al “qué dirán”.

▹ Confundida porque no sabes en qué enfocarte.

▹ Limitada por el TENER sin permitirte SER.

Cuando en verdad lo que quieres es sentirte:

▹ Liberada de todo lo que no va contigo.

▹ Sin miedo a decir “no” a las exigencias que no deseas.

▹ Más cerca de tus verdaderas metas.

▹ Conectada con tu interior y segura de lo que deseas.

Si he descrito tu situación, significa que estás en busca de una vida ligera, congruente con tus valores y enfocada en lo que es importante para ti. 

Tú deseas vivir la vida descomplicada.

me habrás visto en:

Yo vivía para todos, menos para mí.

▹ Vivía abrumada y presionada por vivir de cierta manera.

▹ Creía que necesitaba de mucho más de lo que ya tenía.

▹ Me sentía culpable por querer vivir con menos y por miedo a diferenciarme, acallé mi voz y empecé a comprar cosas.

▹ Y permití que otros decidieran por mí la vida que debía vivir.

Pasé tanto tiempo intentando cumplir con las expectativas de otros, que olvidé descubrir lo que yo quería de mi vida.

Tanta era mi desconexión que cuando me mudé a mi casa sentía la presión constante por llenarla de cosas para encontrar esta sensación de pertenencia. Y fue todavía más grande mi frustración, cuando me di cuenta que lo que “debía” tener no estaba a mi alcance, no podía pagar la mayoría de cosas que “necesitaba”. 

Después de toda una vida de cumplir expectativas, descubrí que las expectativas no eran reales, y peor aún, no eran mías.

Me desconecté de todo esto para descubrir lo que yo realmente deseaba: ser feliz. Así de simple.

Fue así como encontré el minimalismo –lo hice parte de mi vida– y luego de reducir lo que no iba conmigo: 

▹ La presión de otros dejó de controlarme.

▹ El miedo se disipó, empecé a ser yo.

▹ Y mi vida se volvió un reflejo congruente de mi esencia.

Mi felicidad dejó de depender del número de objetos que tenía y empezó a depender de qué tan fiel era a mí.

Abracé el Minimalismo como parte de mi transformación

Y ahora, me dedico a ayudar a otras mujeres a liberarse de lo que no va con ellas, porque creo que merecemos una vida más auténtica y más ligera, lejos de “por si acaso” y expectativas que no son nuestras.

Soy Magy.

Mentora en Bienestar y Esencia.

Creo que el minimalismo es la clave para una vida auténtica. 

Y que estés aquí no es coincidencia. 

Has tomado la decisión de cambiar tu situación actual, porque sabes que hay algo mejor que una vida de acumulación innecesaria –sin distracciones, sin “por si acasos” ni miedos que te detengan de llevar esa vida que resuena contigo. 

Te enseñaré cómo el minimalismo existencial libera del tener para SER tu versión más ligera, congruente e intencional.

¿Te atreves a crear una vida menos “debe ser” y más tuya?

Tú mereces dejar de sentirte abrumada

Únete a las más de 1,500 mujeres que han tomado la decisión de cambiar su vida. Recibe quincenalmente mi boletín con mis reflexiones más personales, recomendaciones para tu semana y preguntas para conectar con tu esencia.

Pin It on Pinterest