Todo este mes de Octubre hemos estado trabajando mucho. Cristina del blog Se Llama Estilo y yo, Magy, de La Morada Simple hemos estado hablando sobre el minimalismo. Desde lo que es un guardarropa cápsula, al Feng Shui y nuestras razones para seguir este movimiento, hemos compartido contigo lo que sabemos.

De todo corazón esperamos que lo hayas disfrutado. Y ahora, te presentó mi última entrada para este increíble colaborativo de un mes. El día de hoy te quiero hablar sobre las preguntas que te debes hacer cuando eres minimalista. Ya sea que vayas a comprar o simplificar la casa y tu vida.

1. ¿Lo necesito?

Nunca hay que llenarnos de artículos que al poco tiempo no vamos a utilizar. Y es que hay una gran diferencia entre el querer y la necesidad. Comprar sábanas de la cama es necesidad, pero comprar un edredón elegante es querer. Las cosas con las que no podemos vivir son las únicas necesidades: agua, comida, techo, vestimenta; tú me entiendes.

2. ¿Cuáles son sus usos/beneficios?

Algo importante al momento de escoger nuestras cosas es pensar en sus usos/beneficios o en su defecto, en los perjuicios. Por ejemplo, adquirir muebles delicados –además de caros– cuando hay mascotas en casa. Vivirás abrumado por el pendiente que simplemente no querrás ni sentarte en ellos. Los muebles deben ser herramientas, no preocupaciones.

3. ¿Le sacaré provecho?

La principal función de los objetos es que son útiles. Y por eso hay que analizar qué tanto provecho le vamos a sacar a esa utilidad. Si compramos algo para una ocasión, es mejor dejarlo pasar. Hay que pensar no solo en el “yo” y darnos cuentas que cada cosa que compramos tiene un impacto en los demás, ya sea como basura o como malas condiciones de trabajo para otros.

4. ¿Lo usaré el año entrante?

En la actualidad, con la moda rápida y la vida agitada es importante considerar que hay cosas que son muy puntuales de un tiempo. Pasa un mes y ya después no querrás saber nada de ello. Si estás seguro de que lo que quieres comprar va a estar “obsoleto” en poco tiempo, es mejor escoger alternativas más duraderas, atemporales o que promuevan la economía circular.

5. ¿Es un producto ético/sustentable?

Si tienes que comprar algo, por favor, procura que sea ético y sustentable. No hay nada más triste como comprar cosas que dañan al medioambiente o que signifiquen condiciones de trabajo nefastas para alguien más. Al comprar productos más responsables recibes productos con estándares de calidad más altos y te sentirás mejor por hacer algo bueno para todos.

6. ¿COMBINA CON EL RESTO DE LAS COSAS?

A veces, nos gusta tanto algo que olvidamos pensar en todo lo que ya tenemos. Comprar una prenda que no combina con nada o un artículo que parece que no va bien en el espacio no es para nada conveniente. Y creéme, que con el tiempo tener algo que no combina será molesto. Por eso, no te olvides que el todo es mayor que la suma de sus partes; y antes de comprar algo piensa si va contigo o con tu vida.

7. ¿Cuál es su peso emocional?

Hay que mirar hacia el interior para saber lo que valen las cosas para nosotros. Y es importante no crear lazos emocionales que nos posean. Aprender a dejar ir los objetos que no utilizamos es un hábito sano que debes adoptar. Ya que el resultado de ayudar a alguien donando, es mucho más valioso que el recuerdo de los objetos.

Si éstos nos traen vibras positivas, el recuerdo permanecerá aunque el objeto ya no lo tengas. Pero si este solo retiene negatividad, es mejor sacarlo de tu vida.

8. ¿Lo puedo donar?

Donar las cosas que ya no utilizamos es algo maravilloso. Poder ayudar a las personas que tienen menos es una forma de aprovechar al máximo lo que compramos. Extender la vida útil de las cosas es algo que debemos procurar y si estas acciones traen consigo beneficios para más personas, es un gran paso. Cuando te encuentras reduciendo tus pertenencias, piensa en quienes pueden beneficiarse de ello; no pienses en tirar todo a la basura.

9. ¿Está pensado para durar?

Esta pregunta es ideal para cuando vas a comprar cosas. La vida minimalista no se resume a tener menos, sino a que lo poco sea bueno, de calidad, durable y de materiales no dañinos. Si recién empiezas la vida independiente y decides adquirir algo, es bueno analizar si este producto está diseñado para durar. Si hay distintas opciones, escoge las de mejor calidad y habrás gastado bien tu dinero. Aléjate de las cosas que están diseñadas para comprarse por moda y escoge cosas que serán aprovechadas al cien.

10. ¿Es impulso?

Y hablando de moda, hay que ser muy disciplinados al momento de dejarnos convencer por los medios de comunicación y las tendencias. Sí, podrán promover productos que sean buenos; pero si solo te inspiran a consumir sin necesidad, cuidado. Un buen hábito del minimalista es no dejarse llevar por el impulso.

Antes de comprar analiza si es un impulso o una necesidad (ver pregunta #1).

Y así, estás preguntas debes tener en mente siempre.

Estas preguntas son sencillas pero te ayudarán a permanecer en línea con el minimalismo  y a evitar comprar cosas de más. ¿Qué opinas? ¿Te haces alguna de estas preguntas?

Pin It on Pinterest