Kintsugi para sanar el alma

¿Te imaginas aplicar una técnica de reparación de cerámica para sanar tu alma?

El término Kintsugi es una técnica japonesa para arreglar las fracturas de la cerámica. Se utiliza barniz o resina combinada con polvo de oro o plata, pero esta técnica va más allá de arreglar objetos para seguir usándolos.

El Kintsugi es parte de un filosofía que sugiere que las roturas y reparaciones son parte de la historia de un objeto. Nos invita a ver la belleza en la transformación y el pasado de las cosas, no a maquillar las heridas.

Yo aprendí de esta técnica y la incorporé para sanar mi alma.

¿De qué puedes sanar tu alma? Del miedo.

A equivocarte

A las críticas

A fracasar

A no ser perfecta

A no tener el control de todo

TU PASADO ES PARTE DE TU HISTORIA

No desprecies tu pasado porque quien eres ahora es el resultado de todo lo que te ha sucedido y de las decisiones que has tomado.

Las cosas buenas y las cosas malas, todas son parte de quien eres ahora. No desees haber hecho las cosas de otro modo, porque no serías la persona que está aquí en este momento. En la vida tenemos situaciones de dolor y pérdida, pero sólo queda en nosotros decidir si nos dejan una enseñanza o si serán un impedimento en nuestra vida.

Nuestra identidad es resultado de aprendizajes y experiencias. Lo poco o mucho que te suceda es parte esencial de tu identidad.

LAS IMPERFECCIONES SON LO QUE TE HACEN IRREPETIBLE

Somos queridos por nuestras cualidades, pero amados por nuestros defectos. Y aunque nuestro lado oscuro nos pueda parecer en ocasiones, más fuerte que la luz, tenemos el poder de elegir a qué le damos más peso en nuestra vida.

Lo que hacemos o dejamos de hacer no es un resultado de factores externos. Es una elección que decidimos tomar.

Todos tenemos luz y oscuridad y todo juega un rol importante en tu camino de vida. La luz te impulsa, la oscuridad te reta a mejorar y los defectos son el reflejo de tu lado más vulnerable. Y nada te hace menos extraordinaria.

LA TRANSFORMACIÓN ES PARTE DE TU CAMINO DE VIDA

Para sanar las fisuras de la cerámica se utilizan metales. Y para mí eso es una clara interpretación de que lo que no nos mata nos hace más fuerte. Pérdidas, corazones rotos, cambios en nuestra vida; todos hemos pasado por eso.

Lo importante es que está en nosotros la decisión de transformarnos.

No eres tus heridas ni tus miedos, eres lo que decides hacer con ello.

¿Vas a tomar la decisión de abrazar tus heridas para sanar tu alma?

¡Únete a la Comunidad!

¿Has deseado una vida diseñada desde tu propósito, libre del 'qué dirán' y más auténtica?

¡Este es tu lugar! Apúntate y accede a audios, ebooks y demás recomendaciones para una vida a la medida de tu propósito.

3 Comments

  1. Gracias por compartir tú filosofía de vida un abrazo.

    Reply
  2. Qué filosofía tan interesante y es verdad que de los errores se aprende más y nos da la oportunidad para embellecer la existencia de algún objeto o vida pero en mí opinión creo que es un poco exagerado el reparar algo con mucho más valor en caso de un objeto pero en nuestra vida sí que se necesita valorar lo que hemos hecho (buenas o desafortunadas decisiones ) pero sí mi vida se proyectará en un objeto creo que mis roturas serían curadas y fortalezidas con mi nuestra propia naturaleza porque así buscaré lo mejor que tengo para remendar mis roturas.

    Reply
    • Gracias por comentar, Rogelio. Te seré sincera, desconozca si reparar con polvo de oro fuera muy extravagante en el antiguo Japón pero como me encanta el reciclado me gustó la técnica. Si algo más podemos aprender, es que debemos aprovechar todas las cosas lo más que se pueda, encontrarle otro uso, ¿no crees? Espero te haya gustado la reflexión del post. Saludos.

      Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest