Mudanza minimalista

Ahora que se acerca nuestro segundo aniversario, me viene a la mente el proceso de cambio que vivimos en aquel entonces. El mudarnos, llegar a casa con nuestras pertenencias y empezar a crear nuestro hogar –nuestra morada simple.

Nosotros tuvimos la suerte de llegar con poco y lo que no necesitabamos lo fuimos donando a quienes sí. Por eso en la casa no hay muchos muebles, hay mucho eco e incluso la primera planta está vacía –hicimos de la segunda planta nuestro departamento.

Y por eso nos resultó más sencillo conseguir un hogar minimalista en tan poco tiempo. Porque nunca llegamos al punto de acumular cosas en casa; recién comenzaba nuestra vida en nuestro propio hogar y nuestras pertenencias cabían en una habitación.

Por eso, siempre he sentido difícil aconsejar sobre mudanza a quienes me lo han consultado. Pero durante el desarrollo de mi curso El abc del Minimalismo, he aprendido más cosas y he llegado a una serie de pasos que pueden servirte si estás por mudarte –o si deseas simplificar en el proceso.

1. Reflexiona sobre tu futuro hogar

Piensa en las nuevas condiciones y en lo que necesitas en tu nuevo hogar:

¿Cómo es el nuevo espacio? ¿Es más grande o más chico?

¿Está en otra ciudad? ¿O es suburdio, pueblo?

¿Cómo es el clima? ¿Es similar o distinto al de tu hogar actual?

De esta manera, te resultará más sencillo comprender las cosas que ya no son congruentes con tus necesidades ni tu nuevo espacio. Así las puedes encaminar a otros hogares en vez de acumularlas.

2. Piensa en las personas que lo habitarán

También es importante que contemples a todos los miembros de la casa y sus necesidades. De esta manera se puede planear y estructurar de mejor manera la casa. Si trabajas en casa, necesitas un espacio de oficina. O si disfrutas de hacer ejercicio puedes acondicionar un espacio para ello. Si tienes mascotas, ellos necesitarán su espacio también.

3. Planifica tus espacios

Ahora que ya tienes una visión más estructurada del espacio, dale sentido a esos espacios que tendrá tu nuevo hogar. Normalmente, cuando miramos casas, ya vienen con sus espacios asignados. PERO, si no es lo que tienes en mente, no temas cambiar las cosas.

Por ejemplo, puedes tener un espacio de estudio y oficina en vez de un cuarto de comedor y puedes tener un espacio para comer en la cocina.

Piensa en lo que TÚ necesitas y la interacción que deseas en tu hogar; no en lo que “debe” tener una casa. Como ya mencioné, nosotros acomodamos todas nuestras cosas –menos la cocina– en la planta superior. ¿Extraño? Sí. ¿Funcional? Bastante. Haz de cualquier casa tu mejor hogar.

4. Piensa en las funciones elementales y crea listas esenciales

Una vez que has definido cada uno de tus espacios, piensa en la función elemental de cada uno.

Un dormitorio es para descansar.

La cocina para preparar alimentos.

El comedor para comer o hacer las tareas con los hijos.

Piensa en lo esencial que necesitas de cada espacio y luego enlista las cosas que necesitas para llevar a cabo estas funciones. Para que un dormitorio te permita descansar necesitarás una cama, para un comedor hará falta mesa, sillas, platos y cubiertor.

Así haz con el resto de tus espacios. Entre más esencial pienses, mejor. Con esta estrategia descubrirás los excesos que hay en casa, lo que requieres llevar y lo que quizás ya no.

5. Clasifica tus pertenencias

Por cuarto, separa tus pertenencias en indispensables –lo que vas a conservar– y lo que ya no irá contigo que se debe encaminar apropiadamente antes de la mudanza –dispensar, reciclar–.

Te recomiendo hacer una lista de pendientes y agendar tareas pre-mudanza:

Clasificar pertenencias.

Organizar lo que llevarás.

Llevar el reciclado al centro de acopio.

Donar/vender lo que no te llevarás.

Guardar lo que vas a conservar.

Lo que debe quedar antes del día de mudanza.

Lo que se debe hacer el día de la mudanza

6. Organiza en cajas lo que vas a conservar

Prepárate a guardar lo que conservarás y separa en cajas por prioridades:

Alta: Lo que es muy necesario y funcional.

Media: Lo que te gustaría desempacar pronto pero que no es necesario.

Baja: Lo que es decorativo.

Esto te permitirá desempacar con mayor tranquilidad y sin apuros.

7. Sistematiza la mudanza

Para hacer todo más sencillo, diferencia las cajas.

Anota el espacio al que pertenecen.

Asígnale un número por prioridad (1 es la prioridad más alta).

De esta manera, una vez que llegues a tu nuevo hogar, puedes llevar las cajas a sus respectivos espacios y abrir solo las que tienen el número 1 marcado. Poco a poco puedes abrir las demás.

*Para la ropa te recomiendo separar en distintos números para que abras primero lo que más vistes.

Bonus. Desempaca de manera slow

Saca de las cajas solo lo necesario y date la oportunidad de vivir con lo indispensable. Luego reflexiona si te resulta más cómodo vivir con menos pertenencias. Las cajas con números más altos pueden esperar.

Quizás hasta descubres que puedes desligarte de ellas después de la mudanza.

Si has tenido más de una mudanza, ¿cuál es tu estrategia para una mudanza más sencilla y sin agobios?

Elige el camino que honre a tu esencia.

Consigue una vida más ligera. Deja ir lo que no necesitas y goza de una existencia en donde te permitas ser tú. Ya no hay lugar para temer al 'qué dirán' o al 'debe ser'. Sí a ser fiel a ti.

6 Comments

  1. Bueno pues, si que es interesante. Yo hice una mudanza hace tres años, dejé muchas cosas, muebles, ropa, y muchos libros, cosas de adorno menaje de cocina copas y vasos y se que cada vez que volviera tendría que hacer lo mismo, cada vez necesitas menos cosas.

    Reply
    • Como dices, Mercedes. Cada vez necesitamos menos.
      Es una comodidad tener muchas cosas, pero considero que es más un lujo no necesitarlas.

      Reply
  2. mi estrategia sera poner en cajas de cartón ropa,utensilios de cocina y artículos decorativos y los muebles.todo en una solo camión de mudanza.

    Reply
    • Parece simple…pero a lo largo de la vida vas acumulando libros, objetos (unos por que te gustan y otros porque si) y cuando vas a cambiarte de casa resulta muy difícil desembarazarte de “tus cosas”

      Reply
      • A veces resulta más complicado de lo que nos gustaría. Lo importante es tener en mente lo que deseamos en nuestra vida y de ser analíticos con lo que nos está limitando. Un abrazo.

        Reply
    • Gracias por compartirme, Eliana. Y dime, ¿sacas todo llegando o por dónde empiezas? ¿Hay cosas que dejas en caja mientras te acoplas a un nuevo espacio?

      Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest