Lo que sucede cuando te desprendes de las cosas

Liberarte de las pertenencias innecesarias puede significar quitarte un peso de encima. Y además de desprenderte de ataduras materiales y emocionales, ¿puedes ayudar?

El día de hoy te quiero contar una experiencia reciente que conté en el boletín quincenal y que me gustaría compartirte. Si aún no has dejado ir muchas cosas, esta experiencia puede ser un buen motivo. Este es un escenario – de muchos posibles– que se da cuando te desprendes de las cosas.

Hablando con mis padres, descubrí que una familia estaba pasando por una situación “apretada”: una familia de 5 durmiendo en un colchón matrimonial; los padres, la hija y el hijo pequeño en el colchón y su hijo mayor en la colchoneta del colchón. Impensable que el 30% de su tiempo lo estuvieran pasando sin descansar apropiadamente.

Lo primero que pensamos fue: el colchón de Fabian –el que se trajo cuando nos casamos. Lo estuvo utilizando durante su trabajo de asistencia remota –horas entre medianoche y la madrugada, 1 semana, cada 3 semanas.

Afortunadamente, sus obligaciones en el trabajo cambiaron y ese colchón quedo sin uso. Y después de la charla con mis padres, estábamos seguros que iba a ser bien aprovechado por esta familia. Además de este colchón, mis padres reemplazaron su colchón por uno especial.

Al final, la familia pasó de dormir en un colchón matrimonial a contar con:

Un colchón King para los padres.

Un colchón matrimonial para los dos niños.

Y un colchón individual para la niña.

Disfrutar de un buen descanso es una necesidad básica y no todos tienen este confort. A veces, vivimos con tantas comodidades que creemos que es algo universal –que bien debería serlo.

Y aunque no considero que hayamos hecho un gran sacrificio –porque no fue difícil–, sé que hicimos lo que estaba en nuestras manos. Un pequeño gesto puede ser una gran ayuda para alguien más. Y no puedo explicar la sensación que inundó mi corazón al saber que esta familia había dormido mucho mejor en su hogar –lo sé porque la madre me mandó un mensaje a mi teléfono.

Pudimos experimentar cómo el minimalismo en nuestras vidas puede ayudar a alguien más. Y estoy segura que tú también puedes hacerlo.

Te invito a que este fin de semana busques en casa cosas que ya no utilizas y las dones o encamines apropiadamente.

Ten paciencia, tus cosas están esperando por la persona indicada.

No te agobies si las cosas tardan más tiempo en salir de tu casa, saldrán cuando deban salir.

Recuerda que tienes una vida afortunada y que puedes ayudar a otros a mejorar su vida.

Promueve el bienestar con pequeños gestos pero cargados de buenas intenciones.

A veces no lo creemos, pero con algo tan sencillo como reducir pertenencias podemos ayudar a otras personas. Y eso, es una de las cosas que más disfruto de vivir el minimalismo. Dime, ¿te ha sucedido? ¿Te apuntas a reducir cosas en casa para ayudar a alguien más?

¡Únete a la Comunidad!

¿Has deseado una vida más tú, libre del 'qué dirán' y más auténtica?

Entonces, este es tu lugar! Apúntate y accede a audios, ebooks y demás recomendaciones para una vida ligera y más tuya.

4 Comments

  1. Totalmente de acuerdo con tu pensamiento, pero…cómo se hace cuando convives con una persona a la q le cuesta desprenderse de cualquier cosa? Cómo se afronta esa situación? Sería de mucha ayuda tu respuesta! Saludos!

    Reply
    • En pocas palabras: con amor y comprensión. Así sucede en las relaciones de distintas religiones, culturas, paises y también aplica si tú eres minimalista y tu pareja no. Un consejo para el desapego es ver a las cosas por lo que son: cosas –herramientas que te ayudan. Cuando no tienen una función y no te aportan valor, es momento de analizar el rol que estas cosas tienen en tu vida y si es positivo, negativo o bien nulo.

      Mucha suerte en tu progreso minimalista. Un abrazo.

      Reply
  2. Oh Maggie que historia tan bonita. Esos gestos son los que van haciendo que el mundo sea un lugar mejor

    Reply
    • Totalmente, Gemma. Y lo comparto porque sé que muchas personas pueden aportar su granito de arena. Las cosas buenas inspiran a más cosas buenas.

      Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest