A lo que realmente vas tarde…

¿Sientes que vas tarde a algo y no entiendes cómo liberarte de este apremio mental?

Seguro alguna de estas palabras resuenan con lo que sientes:

Se me hace tarde para esto.

Ya no estoy en edad de hacer lo que quiero.

Lo hubiera hecho antes.

Ya no es momento.

Te quiero revelar a lo que realmente estas llegando tarde…
Y es a darte cuenta que no vas tarde a nada: porque el tiempo eres TÚ.

Todas las cosas que vives, todas las decisiones que tomas y el camino que sigues es un proceso, es parte de tu evolución personal y de tu crecimiento.

Y ese ritmo es el que es tuyo. No vas tarde a nada, créeme.

Vas a tiempo, al ritmo y en el momento correcto: en ese que has decidido hacer las cosas distinto. Y se vale empezar en cualquier momento de tu vida.

No hay una ley que te restrinja de actuar, ni hay una fecha de vencimiento para los sueños. La felicidad no tiene fecha límite porque el límite lo estableces tú.

Lo más importante con el tiempo es comprender que las fechas y cumplimientos son personales; es algo diferente en ti, diferente en mí y en otra persona.

TOMAR LA DECISIÓN

La clave de conseguir los resultados que tú deseas es tomar la decisión de ir a esos resultados. El tiempo es una cosa secundaria. Porque esos resultados o la felicidad que buscas, valen el tiempo y el esfuerzo que se les tenga que invertir.

Es importante tomar consciencia de que el tiempo es relativo y que lo relevante en tu vida, no es en cuánto tiempo logras hacer las cosas, sino que decidas hacerlas porque son algo que resuenan contigo. 

No porque “ya sea tiempo” o porque “ya vayas tarde”.  

“IR TARDE…”

Quítate esa palabra de tu vocabulario porque no vas tarde a nada.

Vas a tu tiempo, a tu ritmo y de la manera que resuena contigo. Porque tiene todo el sentido de que suceda de esta manera.

No vas tarde a nada.

Podemos cambiar la forma de ver el tiempo y en vez de decir “voy tarde”, decir “voy en un momento distinto al que tenía en mente, pero es momento”.

La vida nos cambia los planes, pero eso no significa que no puedas alcanzar lo que te habías planteado. Si es algo que deseas hacer, sucederá si tú lo permites.

REPITE CONMIGO:

“No voy tarde, voy en mi vida. Y estoy tomando las decisiones que me acercan a esa vida que yo deseo, de esa que no quiero arrepentirme en unos años.”

TU VIDA

Crea una vida libre de apegos, de presiones y de tiempos que otras personas han decidido asignar a tu vida.

Crea una nueva visión de una vida exitosa, que sea congruente contigo y que respete tu proceso de evolución y de vida. El “ir tarde” no es excusa suficiente para detenerte de conseguir esa vida que espera ser vivida por ti.

Busca esa felicidad que te mereces y date la oportunidad de conseguirla fuera de los tiempos de otros. Si sientes que aún queda algo por hacer, hazlo.

Quizás no suceda como esperabas, pero sucederá.

Si tu interior te llama a seguir un sueño, síguelo.

Escucha tu voz interior y decide actuar distinto.

No porque vas tarde o porque ya es tiempo… sino porque deseas hacerlo. ¿Realmente vas tarde? ¿Y si ajustas tus tiempos y metas a tu vida?

¡Únete a la Comunidad!

¿Has deseado una vida más tú, libre del 'qué dirán' y más auténtica?

Entonces, este es tu lugar! Apúntate y accede a audios, ebooks y demás recomendaciones para una vida ligera y más tuya.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest